Compartir

Share |

20150402

Las 10 ciudades que lideran la sostenibilidad urbana (2014), entre ellas Buenos Aires


En 2013 nos hicimos eco de la lista que la organización C40 (Cities Climate Leadership Group) y Siemens publicaron sobre las ciudades líderes en sostenibilidad urbana.

El pasado septiembre se anunciaron en Nueva York las ciudades de todo el mundo que han destacado, en esta segunda edición, por su su excelencia en sostenibilidad urbana y en el liderazgo en la lucha contra el cambio climático:

Estas son las ciudades galardonadas:

Transporte urbano: Shenzhen (China)


A partir de diciembre de 2013, Shenzhen introdujo una nueva flota de más de 6.000 unidades de vehículos ecointeligentes, convirtiéndose en la mayor flota en servicio con emisiones cero de todo el mundo. El proyecto pretende añadir 35.000 de estos nuevos vehículos a la flota en los próximos dos años y crear un ecosistema de emisión cero a largo plazo. Entre 2009 y 2013, este programa ha reducido las emisiones de CO2 en 160.000 toneladas, llevando a esta ciudad al top 10 de mejor calidad del aire en China, según la Agencia de Medio Ambiente de este país.



Gestión de residuos: Buenos Aires 



Este proyecto no sólo mejora la limpieza de la ciudad, sino que también constituye una estrategia bien integrada y fácilmente replicable, que incluye un compromiso fuerte del ciudadano y un crecimiento del empleo. Buenos Aires se ha comprometido a reducir los residuos que llegan a los vertederos en un 83% en 2017, mediante un ambicioso programa de tratamiento de aguas residuales basado en la separación de residuos en origen, y en la recuperación, reciclado y valorización de estos residuos. Los esfuerzos de la ciudad ya han dado sus resultados reduciendo significativamente de residuos enviados a los vertederos.

Finanzas y desarrollo económico: Amsterdam 



Con este innovador proyecto Amsterdam demuestra como las iniciativas medioambientales y climáticas pueden incorporarse eficazmente en la estrategia de desarrollo económico de la ciudad. La capital holandesa ha diseñado un poderoso instrumento de financiación de 103 millones de dólares para ser invertidos en proyectos de energías limpias y sostenibles, algunas de ellas encaminada a la pequeña empresa. Este fondo reduce las facturas energéticas de ciudadanos y empresas, contribuyendo a conseguir los objetivos de reducción de CO2 globales. En 2010, Amsterdam ya había logrado una reducción de emisiones del 20% en comparación con los niveles de 1990.

Medida y planificación del emisiones de carbono: Londres



Entre 2012 y 2013, la Greater London Authority adoptó un enfoque holístico en la medición de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI). Londres fue la primera ciudad del mundo en publicar las emisiones directa e indirectas de GEI del conjunto de la urbe, reconociéndose tanto cantidades como los principios del informe. El esfuerzo parte del C40 y su protocolo de emisiones de GEI para comunidades, en el que Londres fue una ciudad piloto, donde también se incluyen una gama más amplia de las emisiones indirectas y una metodología independiente basada en el consumo.

Comunidades sostenibles: Portland (EEUU)


Portland está desarrollando barrios completos para todos los residentes tenga acceso seguro a los bienes y servicios que necesitan su día a día. En 2012, 45% de la población de Portland vivían en barrios completos, una figura que la ciudad tiene como objetivo elevar al 80% en 2035. Iniciativa ambiciosa y exitosa de la ciudad que muestra un camino único y valioso para las comunidades sostenibles, resilentes y bajas en emisiones de carbono.

Energías verdes: Seúl (Corea del Sur)



Seúl está construyendo más instalaciones fotovoltaicas, reduciendo las emisiones de efecto invernadero, así como su fuerte dependencia de los combustibles fósiles (petróleo y carbón) y de la energía nuclear. Este proyecto forma parte de la Iniciativa uno menos de Energía Nuclear, diseñado para reducir la demanda de energía de la ciudad en 2 millones de toneladas de petróleo, que es la misma cantidad que la producción de una planta nuclear. Seúl pretende funcionar como una gran planta de energía solar y crear comunidades independientes de energía.

Adaptación y resilencia: Melbourne (Australia)



Aumentando el espacio verde al 7,6% del espacio municipal y duplicando las copas de los árboles, Melbourne ha diseñado un programa cuyo objetivo es enfriar la ciudad en 4° C y reducir la vulnerabilidad a la sequía mediante el aumento infraestructura verde. Las acciones de la ciudad se han traducido en la plantación de 12.000 árboles nuevos y la incorporación de 10.000 m2 de espacio verde. El programa incluye promover el compromiso del ciudadano, junto a otras acciones que proporcionen una amplia gama de beneficios como la mejora de la calidad del aire y la resilencia de la ciudad, reduciendo la demanda de energía y las enfermedades relacionadas con las altas temperaturas.

Edificios energéticamente eficientes: Nueva York 





En Nueva York se lanzó una iniciativa para respaldar el objetivo ambiental de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en un 30% en 2030. Los beneficios de este programa se traduce en ahorro de energía, mejora en la calidad del aire y de la salud pública. Mediante la reducción de un 5% de las emisiones de gases de efecto invernadero, este programa permite ahorrar a la ciudad unos 7 mil millones de dólares en costes de energía, además de crear unos 17.800 empleos en los próximos 10 años. El desafío de carbono de NYC está diseñado para reducir las emisiones en más de 600.000 toneladas hasta la finalización del programa.

Calidad del aire: Londres


El transporte es responsable del 60% de las emisiones de contaminantes del aire en Londres. Se están desarrollando junto con fabricantes programas de desarrollo de vehículos de cero emisiones. Se utilizará Geofencing basado en GPS para mejorar el rendimiento de vehículos híbridos, así como una gama de soluciones financieras innovadoras. El objetivo del proyecto es reducir las emisiones de la flota del icónico taxi negro de la ciudad hasta el 100% en el centro de Londres y alrededor del 75% en el resto de la ciudad. Desde la introducción de la limitación de edad en los taxis, más 3.000 de los más antiguos han sido retirados y a partir de 2018 todos los taxis deben tener nueva licencia.

Infraestructuras ecointeligentes: Barcelona 


Este proyecto presenta una nueva arquitectura TIC (Tecnologías de la Información y las Comunicaciones) que proporciona una única plataforma que interconecta la ciudad entera. Permite a Barcelona gestionar eficientemente los recursos y reducir el impacto de la infraestructura urbana sobre el medio ambiente. También ayudará a la ciudad en el ahorro de energía y en la reducción de la contaminación gracias a sensores de monitoreo de los niveles de agua para riego, contenedores de basura, estacionamiento, flujo de personas, la eficiencia energética en edificios de la ciudad … El programa también se orienta a la participación ciudadana y dispone de una plataforma web llamada GO (Open Goverment) que publica todos los datos de manera accesible.

Premio popular: Taipei (China)


Este galardón recompensa a esta ciudad por el uso de los vehículos poco contaminantes y fomento del ciclismo y tránsito a pie. Taipei ha reducido sus emisiones contaminantes, ha mejorado su calidad del aire y también su salud pública.

No hay comentarios: